Ötzi nos desvela el significado de sus tatuajes

Otzi

Ötzi nos desvela el significado de sus tatuajes

Para quien todavía no le suene este nombre, primero vamos a contextualizar un poco y saber quién era, después entraremos en detalle con el tema que nos ocupa.

Ötzi o también conocido como “el hombre de hielo” Se sabe que era original de Italia, pero no se está seguro si venía de la zona hoy conocida como la Toscana o de Cerdeña. Falleció en las cumbres de los Alpes hace 5300 años (Edad de Cobre) y su momia fue encontrada en 1991 por una pareja de alpinistas alemanes en los Alpes de Ötzal (cordillera en los Alpes centrales, al suroeste de Austria) de ahí su nombre.

Las investigaciones revelan que Ötzi era un hombre de 40-50 años y no tenía muy buena salud. Padecía de artritis en sus articulaciones, tenía cálculos en la vesícula biliar, sufría de problemas lumbares, tenía parásitos en el intestino, predisposición genética a sufrir enfermedades en los huesos y corazón e intolerancia a la lactosa.

Por cómo se encontró el cuerpo se piensa que viajaba solo y que huía de al menos cuatro personas. Se sabe que eran mínimo cuatro porque se ha encontrado sangre de una persona en su capa, sangre de otra persona de su cuchillo y sangre de otras dos personas en la punta de una de las flechas (las reutilizaba). En sus manos tiene heridas defensivas, pero murió por un flechazo que le entró por el hombro y le atravesó el pulmón. Seguramente intentó quitarse la flecha, pero la punta se quedó dentro.

¿Porqué Ötzi se hizo tatuajes por todo el cuerpo?

Según la cultura o la época los tatuajes pueden tener diferentes significados o interpretaciones, pueden estar hechos para designar estatus social o linaje, a modo de orgullo por las batallas o guerras ganadas, pasos a la edad adulta o ritos de madurez, pertenencia a alguna etnia o grupo social, etc. Pero en el caso de Ötzi veremos que es diferente.

Gracias a las bajas temperaturas de los Alpes su cuerpo se momificó de una forma tan increíble que a día de hoy tenemos el lujo de poder observar a este hombre casi tal cual falleció, mostrándonos los numerosos tatuajes de su cuerpo. La mayoría son perfectamente visibles gracias a la extraordinaria conservación de la piel, otros se encuentran en capas de piel más profundas, pero con la ayuda de la tecnología podemos observarlos todos.

Puede parecer que estos humanos tan alejados de nuestros tiempos estaban muy atrasados, pero los investigadores no tienen ninguna duda de que tenían ciertos conocimientos primitivos sobre ciencia y medicina tradicional, además de un mínimo de conocimientos sobre anatomía. La teoría más aceptada es que sus tatuajes podrían ser un intento de acabar con las dolencias que padecía y, por tanto, ser tatuajes medicinales. La mayoría se encuentran en puntos concretos relacionados con el alivio del dolor (como hace la acupuntura tradicional). Por ejemplo, los tatuajes encontrados en la columna vertebral, los tobillos y detrás de su rodilla derecha podrían haber sido un intento de tratar el dolor en las articulaciones.

Esta forma de tatuar no dista mucho de algunos tatuajes que todavía se hacen a día de hoy en algunas tribus, como los Kayan (tribu tibeto-birmana), que se tatúan puntos en sus muñecas, tobillos y rodillas cada vez que sufren una lesión.

No sabemos si esta forma de tatuar o de curar surgió de forma fortuita o buscada, pero si sabemos que, en diferentes partes del mundo, en un periodo de tiempo que no dista mucho, encontramos coincidencias. Se cree que ya en el Paleolítico Superior existía esta forma artística junto con la rupestre y parietal.

Los 61 tatuajes de Ötzi son formas geométricas muy simples y claras. La mayoría son líneas en conjuntos de una, dos, tres, cuatro y siete, pero también tiene dos cruces, una en la rodilla derecha y otra en la parte interior del tobillo izquierdo. Las medidas de estos tatuajes van de los 0.7 cm a los 4 cm de largo y la tinta es mayoritariamente hollín exceptuando la cruz de la rodilla que está elaborada a base de ceniza de carbón vegetal (por cierto, muy similar a las composiciones de tinta actual hechas a partir de carbón).

Estos son algunos de ellos:

Existe la posibilidad de que algunos de sus tatuajes se los hiciera él mismo o que también tatuara a otras personas de su comunidad ya que entre las pertenencias encontradas hay varios objetos que podrían haberse usado como aguja para tatuar. Se encontró un metacarpo (hueso) afilado, un buril de piedra o piezas afiladas de cobre. No se sabe si estos elementos a modo de aguja eran utilizados mediante la simple punción manual o con la ayuda de otro elemento a modo de percutor (como vemos en el tatuaje tradicional) que hiciera más fácil la punción mediante un pequeño golpe.

El legado:

Probablemente Ötzi nunca pensó que algún día sería alguien tan importante, pero a día de hoy es objeto de innumerables investigaciones y una pieza fundamental para entender tantas cosas del ser humano del pasado. Su descubrimiento nos ha abierto muchas puertas a nuevas investigaciones y descubrimientos tan increíbles como este sobre sus tatuajes.

Hasta el descubrimiento de Ötzi, la momia tatuada más antigua era la momia de Chinchorro (Desierto de Atacama, Chile), pero viendo que existieron innumerables tribus antiguas que conocían y practicaban el tatuaje, no podemos descartar la posibilidad de que tarde o temprano alguien encuentre una nueva momia tatuada que sea anterior a Ötzi y que pueda contarnos muchas más cosas acerca de lo que los tatuajes significaban para los primeros hombres que empezaron y son nuestra historia.